La dieta mediterránea

Dieta mediterraneaEn los países mediterráneos, existe un tipo de alimentación, llamada comunmente como dieta mediterránea en la que el consumo de frutas, verduras, hortalizas y grasas “buenas” es muy abundante.

Aunque en la dieta mediterránea abundan este tipo de alimentos, eso no quiere decir que el estilo de alimentación sea “aburrido” por así decirlo. De hecho, es en los países del mediterráneo donde exiten mayor variedad de recetas famosísimas, riquísimas y, por todo ello, salubres.

Proporciones de nutrientes de la dieta mediterránea

Como decimos, en la dieta mediterránea abundan los vegetales y las frutas. Es por ello que el porcentaje de los hidratos de carbono que componen esta dieta ronda el 50%. Entre estos hidratos, también se incluyen otros más complejos, como son el pan, la pasta, el arroz, etc.

Las grasas componen el 30% del total de la dieta mediterránea. Quizás estés pensando que un 30% es demasiado, pero es que no me refiero a la “típica grasa” que tenemos todos en la cabeza. En la dieta mediterránea las grasas son “grasas buenas” como la del aceite de oliva, la de los pescados grasos ricos en omega 3 (atún, caballa, salmón …) así como los aceites vegetales de los frutos secos, etc.

El otro 20% lo componen las proteínas de múltiples procedecias. Entre ellas, están el pollo, la carne, todo tipo de pescados, así como productos lácteos y huevos.

Ejemplos de recetas de la dieta mediterránea

Como decía, existen multitud de recetas de la dieta mediterránea que podemos tomar si nuestra intención es adelgazar. Entre ellas podemos poner unos cuantos ejemplos:

  • Gazpacho: ideal para llenar el estómago aportando muy poca cantidad de calorias y una gran cantidad de fibra. En el gazpacho, combinamos distintos vegetales crudos, entre ellos el tomate (que le da ese color característico), algo de pan para espesar y aceite de oliva y vinagre. Muy tomado en verano bien frío.
  • Musaca: plato de origen griego. Muy equilibrado pues aporta carbohidratos fibrosos gracias a la berenjena que predomina en este plato, así como proteínas de la carne (es como una especie de lasaña).
  • Paella: famosa en el mundo entero, existen gran cantidad de variantes. La más equilibrada sin duda se trata de la paella de verduras y carne (pollo y conejo). En una dieta balanceada, es un plato ideal siempre y cuando se controlen las cantidades que te pongas en el plato.

Menú de la dieta mediterránea

¿Cómo podría ser un día si seguimos la dieta mediterránea? A continuación os pongo un ejemplo claro, que no tiene que ser forzosamente el ideal para adelgazar, pero para el tema que tratamos es ideal.

Desayuno

  • Café con leche
  • Una tostada con aceite de oliva y tomate.

Almuerzo

  • Pincho de tortilla de patata
  • Una cerveza

Comida

  • Ensalada abundante
  • Plato de paella (en cualquiera de sus variedades)
  • Un yogur

Merienda

  • Un bocadillo mediano relleno de jamón de york (también llamado jamón dulce) con aceite de oliva

Cena

  • Verduras a la plancha
  • Filete de ternera
  • Una manzana

Como podeís ver, la dieta mediterránea es una forma de alimentación completísima y, probablemente, de las mejores del mundo. De hecho, durante el año 2007 fue presentada como candidata para ser incluida en la lista Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco (aunque al final fue descartada).

Seguramente, siempre que respetemos las cantidades, la dieta mediterránea es una buena opción para seguir una vez alcanzado nuestro peso deseado. Mientras tanto, tendremos que hacer lo que nos diga el médico :)

¿No encuentras la información? Utiliza el siguiente cuadro de búsqueda


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>